Cuando Una Relación Termina

Nota: Este post no es mió lo tome de una página me gusto y lo coloque Y
¡¡Bienvenidos al club!!

Mi Novia, Manual De Instrucciones


Te dejó tu novia. La única que te importa en la vida. Sientes que nunca vas a encontrar otra como ella. Es más, no te interesa encontrar otra. Todavía no lo puedes creer.
No sabes como hacer para seguir viviendo. El dolor es insoportable. Piensas que no puede ser que se haya olvidado de todo lo que te dijo, de todo lo que te prometió, y eso sólo ayuda a que te sientas peor.

¿Imaginarla con otro? Ni hablar. No tienes ganas de comer, ni de salir, imposible concentrarse en estudiar, difícil trabajar. No puedes pensar en nada que nos sea en verla, en hablarle, en convencerla, en recordarle que te ama y que la amas, y que la única manera de vivir es estar juntos. Sólo quieres llamarla por teléfono o ir a buscarla, y que ella te abrace llorando y te diga que fue todo una equivocación, que te quiere como siempre, que la perdones, que nunca más va a pasar, que no puede vivir sin ti, que estos días en los que no estuvo cerca tuyo fueron un infierno, que se la pasó llorando todo el tiempo y que las amigas no sabían como hacer para consolarla.

Y tu decirle: Sí, mi amor, a mí me pasó lo mismo, te quiero, te amo, ya está, ya pasó chiquita, no llores más. ¿Entonces qué haces? Las vas a buscar con tus mejores ropas, recién bañado y perfumado a la salida del trabajo, o de la facultad, o del colegio. Pero, Oh sorpresa, cuando la ves de lejos, antes de que ella te vea, notas que venía muy divertida riendo con unos Compañeros.

¿Pero cómo, no se supone que ella también está destruida por esta ruptura? Caramba… Y acá viene lo peor. Cuando te ve… no te abraza… no llora, no te dice que no puede vivir sin ti, ni que te quiere, ni una m*****. Es ahí donde te sientes en un callejón sin salida, y el dolor se hace más intenso porque cada vez la ves más lejos.

Sientes que ya ni verte le provoca nada. ¿Y ahora? ¿Cómo sigue esto? De alguna manera tiene que seguir dado que es imposible asumir que la perdiste, porque no podrías seguir viviendo, ¿no? Como si todo esto fuera poco te sorprende con alguna frase a modo de saludo como “¿A qué vienes?” o “¿Qué habíamos quedado tu y yo?”, Y ahí te quedas con un nudo en la garganta sin saber para dónde disparar. En realidad dispararías hacia tu sien.
Entonces la miras a los ojos, con esa mirada que tiempo atrás la hubiera derretido, pero que aparentemente hoy no le mueve un pelo y le dices:

-¿Podemos hablar?-
Y ella, como molesta, te responde:
-Ya hablamos todo, ¿no?
-Bueno, está bien- le dices.


Y en un intento por provocar algún tipo de reacción te das media vuelta y empiezas a caminar, rezando por escuchar un “¡Espera, no te vayas!” que nunca llega.
Cansado de repetir episodios similares, pruebas con un llamado, una carta, unas flores, un CD, y nada. Cada vez peor. Dios… es el fin.

Si estás viviendo una situación similar a ésta, debes sentir que estás sobre arenas movedizas, donde cada vez que haces un movimiento para salir a flote, te hundes más.
Bueno, voy a darte una buena noticia: tienes en tus manos algo así como el elefante de Tarzán para ayudarte a salir de esa situación. Este libro fue escrito en base al análisis de mis experiencias personales y las de mis amigos, las cuales nos han dejado muchas enseñanzas que queremos compartir contigo. Todas las historias narradas son absolutamente verídicas. Sólo fueron cambiados los nombres para respetar la privacidad de estas personas.
No soy el dueño de la verdad, ni todos los casos son exactamente iguales, pero les aseguro que luego de leer este libro, o a medida que lo vayan haciendo, van a ir sintiéndose más seguros con respecto a esa situación que tanto los tortura hoy. Los resultados siempre van a ser positivos, porque si tu novia te quier e, en estas páginas vas a encontrar herramientas para recuperarla. Y si no te quiere, sea por el motivo que sea, ¿para qué quieres que vuelva?


Descarga Libro en formato PDF
descarga


¿Cómo olvidar un gran amor?

te

Pensarnos sin pareja, después de haber compartido nuestro amor con alguien, es bastante complejo y doloroso. En esta nota, te damos algunos consejos para sobrellevar una separación y no morir en el intento.
¿Cómo olvidar un gran amor? "No voy a marcar su número", "No lo/a quiero ver nunca más", "Lo nuestro está definitivamente terminado", son algunas de las frases que nos repetimos cuando estamos atravesando una profunda crisis. Quien asegure que olvidó a todos sus ex, miente. Mucho hizo la psicología en ese campo, ya que entre sus terapias, propone distintas formas para librarse del pasado y recuperar el entusiasmo perdido en angustias, reproches, desengaños y otras yerbas. La idea es poder encarar una nueva relación, sana y sin tanto equipaje.
Es un hábito, casi tanto en varones como en mujeres, entrar y animar en un círculo vicioso y dañino que no permita avanzar o relacionarnos nuevamente.
Nos sentimos atrapados en un laberinto de desencuentros, intentos y fracasos, que nos dejan enquistados en un lugar de mucho dolor.
Lo cierto es que, después de haber mantenido relaciones en las que pudimos ser felices, soñamos y proyectamos ilusiones. La sola idea de la ruptura y la separación dejan en nosotros profundas grietas que tardan en cerrar. Volver a ser felices y a tener una pareja es posible, a veces tan sólo se trata de darnos una segunda oportunidad.

Claves para dejar atrás un gran amor
1: Acuérdate por qué decidieron separarse, y cuáles eran las cosas que no te gustaban de la relación.

2: Guarda de una vez las fotos, todo lo que te regaló y lo que te hace acordar a él/ella todo el tiempo.

3: Anímate a salir, a conocer gente. La idea es despejarte un poco y pasarla bien.

4: No veas al Amor de tu vida en todas partes.

5: No cargues de expectativas cada encuentro, déjalo fluir.

6: Escribe una carta en la que le digas al que fue tu amor hasta ese momento, que a partir de ese mismo instante ha pasado a ser parte de tus inmejorables y privilegiados recuerdos.

7: Relee la carta y si lo consideras necesario mándasela.

8: Comienza a hacer eso que siempre deseaste y pospusiste por distintas razones.

9: Estudia, empieza cursos, gimnasia, lo que sea que te reconforte.

10: Dedícate tiempo, mejora tu aspecto personal y físico. Ve a la peluquería, de compras. Cambia el guardarropas

11: No encares un encuentro con una nueva persona llena/o de prejuicios.

12: Deja que el otro pueda demostrarte cuánto vale y saca lo mejor de ti, este es un nuevo momento y mereces disfrutarlo intensamente.

Dejar el pasado, los especialistas aseguran que para poder empezar una relación sólida es importante primero, cortar con los lazos del pasado que uno trae sobre sus hombros y que, muchas veces, no nos permiten avanzar y seguir adelante con nuestras vidas.
"Quienes se quedan añorando el pasado y no pueden construir nuevas relaciones, se pierden la posibilidad de crecer, de seguir, de avanzar, de poner el cuerpo y la cabeza en el futuro".
Dejar atrás viejas historias de amor no es fácil, generalmente tendemos a comparar a quienes aparecen en nuestra vida con "el que fue nuestro amor anterior" y en la comparación siempre pierde el o la nueva.
Desterremos de una vez por todo ese refrán que dice: "más vale malo conocido que bueno por conocer".
Esto no es así. El trabajo es arduo pero vale la pena, sin duda vale la pena.
"Muchas veces quienes se quedan enganchados con historias de las que no se pueden despegar, añoran un pasado que no fue mejor que el presente que tienen.
Pero darse cuenta de esto no es tarea simple"...